Skip to Content

Mar-a-Lago y Trump, dolores de cabeza para los servicios de inteligencia

Juan Pablo Elverdin

Washington (CNN) — La revelación de un ataque aéreo ante un “hermoso” pastel de chocolate. Un intruso de China que lleva memorias flash y aparatos electrónicos. Fotos de móvil del maletín del “fútbol nuclear”. Y ahora, documentos clasificados recuperados durante un registro del FBI. Mar-a-Lago, la propiedad de recreo frente al mar que Donald Trump calificó de “Casa Blanca de invierno”, ha sido durante mucho tiempo una fuente de dolores de cabeza para los profesionales de la seguridad nacional y la inteligencia. Su ambiente de club, su extensa lista de invitados y su locuaz propietario se han convertido en una “pesadilla” para guardar los secretos más íntimos del Gobierno, según un antiguo funcionario de inteligencia.

Ahora, la mansión de 114 habitaciones y sus diversas dependencias están en el centro de una investigación del Departamento de Justicia sobre el manejo de material presidencial por parte de Trump. Tras un registro de horas en la propiedad la semana pasada, los agentes del FBI incautaron 11 conjuntos de documentos, algunos marcados como “información sensible compartimentada”, entre los más altos niveles de secretos gubernamentales.

CNN informó este sábado de que uno de los abogados de Trump afirmó en junio que no quedaba material clasificado en el club, lo que plantea nuevas preguntas sobre el número de personas que están expuestas legalmente en la investigación en curso.

En muchos sentidos, el complejo de ocho hectáreas de Trump en Palm Beach, Florida, equivale a la encarnación física de lo que algunos exayudantes describen como un enfoque desordenado, en el mejor de los casos, por parte del expresidente con respecto a los documentos e información clasificados.

Orden de allanamiento revela qué se llevó el FBI de la residencia de Trump en Mar-a-Lago

“Mar-a-Lago ha sido un lugar poroso desde que Trump declaró su candidatura y empezó a ganar las primarias hace varios años”, dijo Aki Peritz, exanalista de contraterrorismo de la CIA. “Si fuera cualquier servicio de inteligencia, amigo o no, que valiera la pena, estaría concentrando sus esfuerzos en este lugar increíblemente poroso”.

Cuando Trump dejó su cargo en enero de 2021, fue Mar-a-Lago el lugar al que se retiró, dolorido por una pérdida que se negó a reconocer. El club, con sus miembros de pago y sus grandes cuadros al óleo de Trump cuando era más joven, fue un refugio bienvenido.

También fue el destino de docenas de cajas de cartón, empaquetadas a toda prisa en los últimos días de su administración y enviadas en camiones blancos a Florida. Personas familiarizadas con la salida de Trump de Washington dijeron que el proceso de embalaje fue apresurado, en parte porque el presidente saliente se negó a realizar actividades que señalaran que había perdido las elecciones. Cuando quedó claro que tendría que dejar la Casa Blanca, los artículos se guardaron rápidamente en cajas y se enviaron al sur sin un sistema claramente organizado.

“Trump guardaba muchas cosas en sus archivos que no estaban en el sistema regular o que le habían sido entregadas en el curso de las sesiones informativas de inteligencia”, dijo John Bolton, exasesor de seguridad nacional de Trump. “Puedo imaginar fácilmente que en los últimos días caóticos en la Casa Blanca, ya que no pensó que se iba a ir hasta el último minuto, simplemente estaban tirando cosas en cajas, e incluía muchas cosas que había acumulado durante los cuatro años”.

Algunas cajas, incluidas algunas que contenían documentos clasificados, habían acabado en el club después de que la presidencia de Trump concluyera. Cuando los investigadores federales —incluido el jefe de contrainteligencia y control de exportaciones del Departamento de Justicia— viajaron a Mar-a-Lago en junio para hablar de los documentos clasificados con Trump y sus abogados, expresaron su preocupación por que la sala no estuviera debidamente asegurada.

El equipo de Trump añadió una nueva cerradura a la puerta. Pero los agentes del FBI volvieron a Mar-a-Lago la semana pasada para ejecutar una orden de registro en la propiedad que identificó tres posibles delitos: violaciones de la Ley de Espionaje, obstrucción de la justicia y manejo criminal de registros gubernamentales.

Entre los objetos retirados tras el registro del lunes de la semana pasada figuraban una caja de cuero con documentos, carpetas con fotos, “documentos diversos de alto secreto” e “Info re. Presidente de Francia”, según la orden de registro. Trump y sus aliados han afirmado que utilizó su prerrogativa presidencial para desclasificar los documentos antes de dejar el cargo, aunque no han aportado ninguna prueba de que se haya producido un proceso formal.

“Mi única sorpresa fue que no se llevaran más a Mar-a-Lago”, dijo Bolton.

El hábito de desafiar las normas

La semana pasada no fue la primera vez que los funcionarios federales de inteligencia se preocuparon por la forma en que Trump guardaba los secretos del gobierno. Casi desde que asumió el cargo, Trump demostró su voluntad de burlarse de los protocolos para custodiar información sensible.

En 2017, reveló espontáneamente a un grupo de visitantes rusos, entre ellos el ministro de Exteriores, información altamente clasificada sobre un complot del Estado Islámico que Estados Unidos había recibido de Israel. Provocó un profundo enfado en los servicios de inteligencia de ambos países.

Cuando fue informado por funcionarios de inteligencia en 2019 sobre una explosión en Irán, más tarde tuiteó una foto satelital altamente clasificada de la instalación, a pesar de haber escuchado las preocupaciones de los funcionarios de antemano de que hacerlo podría revelar las capacidades estadounidenses.

Trump prefería recibir las actualizaciones de inteligencia por vía electrónica, según su tercer jefe de personal Mick Mulvaney, aunque a veces pedía conservar los documentos físicos de las sesiones informativas clasificadas.

“De vez en cuando el presidente decía: ‘¿Puedo quedarme con esto?’ Pero teníamos equipos enteros de personas para asegurarnos de que esos documentos no se quedaran atrás, no se llevaran a la residencia. Él los usaba. Era su derecho como presidente de Estados Unidos”, dijo Mulvaney.

Aun así, el seguimiento de los registros no era una prioridad para Trump, según varios exfuncionarios. Cuando pedía guardar documentos sensibles, los funcionarios a veces se preocupaban por lo que pudiera pasar con el material. Cuando viajaba, sus ayudantes solían seguirle de cerca cargando cajas de cartón en las que habían recogido montones de papeles que Trump había dejado atrás.

Puntos clave de la orden de allanamiento y el recibo de la casa de Trump en Florida

Trump y una mezcla de negocios con placer

En Mar-a-Lago, la preocupación de que Trump revelara secretos gubernamentales de alto nivel —accidentalmente o no— se amplificó. Las instalaciones funcionan como un club con piscina, spa, restaurante y casa club para sus miembros y sus invitados; el salón de baile Donald J. Trump, decorado con oro, puede alquilarse para bodas y otros eventos.

Aunque el Servicio Secreto revisa a los visitantes en busca de armas y comprueba sus nombres en una lista, no se encarga de proteger los documentos secretos ni de protegerlos de posibles interferencias.

Los socios acudían en masa al club de Trump cuando estaba en la ciudad como presidente, y las normas promulgadas al principio de su mandato contra la toma de fotos en el comedor no siempre se cumplían estrictamente.

Eso se hizo evidente en febrero de 2017, cuando Trump recibió al entonces primer ministro de Japón Shinzo Abe para cenar en el patio. Después de que el lanzamiento de un misil norcoreano interrumpiera la comida, Trump y Abe se reunieron con sus asesores de seguridad nacional a la vista de los demás comensales, que comían ensaladas con queso azul mientras hacían fotos de las improvisadas conversaciones sobre la crisis.

Más tarde, los ayudantes de Trump insistieron en que se había metido en una sala segura —conocida como Instalación de Información Compartida Sensible (SCIF)— para recibir información actualizada sobre el lanzamiento, y que él y Abe simplemente estaban discutiendo la logística para sus declaraciones a la prensa.

Sin embargo, la avalancha de fotos publicadas en las redes sociales por los miembros de Mar-a-Lago mostraron a los dos líderes estudiando documentos en su mesa, junto con ayudantes trabajando en ordenadores portátiles y Trump hablando por su teléfono móvil. En un momento dado, el personal utilizó las linternas de sus teléfonos móviles para iluminar los documentos que los líderes estaban leyendo.

Poco después, entraron en vigor algunas normas nuevas para limitar quién podía estar en el club cuando Trump estuviera allí. Se requería reservar con dos semanas de antelación y se pusieron nuevos límites al número de invitados que los socios podían llevar.

Trump volvió al SCIF de Mar-a-Lago en la primavera de 2017 para discutir el lanzamiento de un ataque aéreo contra Siria; en ese momento, estaba recibiendo al presidente de China, Xi Jinping, para cenar. Más tarde, dijo que volvió a la mesa para informar a Xi de su decisión mientras comían el “trozo de tarta de chocolate más bonito que jamás hayas visto”.

Una de las preocupaciones de los ayudantes de Trump en Mar-a-Lago era su relativa incapacidad para discernir con quién estaba hablando exactamente mientras estaba allí. En comparación con la Casa Blanca, con sus estrictas listas de acceso, a veces no estaba claro ni siquiera para los asesores más veteranos de Trump con quién había entrado en contacto en el club.

El segundo jefe de gabinete de Trump, John Kelly, trabajó para limitar quién tenía acceso a Trump en Mar-a-Lago, aunque había pocas expectativas de que él o cualquier otro asesor pudiera restringir completamente las conversaciones del presidente con amigos y miembros de pago de Mar-a-Lago. Kelly dijo a sus colaboradores en ese momento que estaba más interesado en saber con quién hablaba Trump que en impedir que se produjeran las conversaciones.

Kelly también trabajó para implementar un sistema más estructurado para el manejo de material clasificado, aunque la cooperación de Trump en el sistema no siempre estaba garantizada.

Gestión de una variedad de riesgos

Mientras estaba en Mar-a-Lago, Trump no siempre utilizaba su SCIF cuando veía documentos clasificados, según una persona familiarizada con el asunto. Y su afición a compartir lo que sabía con sus interlocutores era una fuente de frustración constante.

“Era un presidente difícil de apoyar en términos de tratar de darle la información que necesitaba y, al mismo tiempo, proteger la forma en que la recopilábamos para que no hablara accidentalmente o de otra manera fuera de lugar y mencionara algo que un adversario pudiera usar para rastrear dónde teníamos un agente”, dijo Douglas London, un exfuncionario de contraterrorismo de la CIA que sirvió durante la administración Trump.

London dijo que era irónico que Trump guardara documentos clasificados ya que el expresidente “no era un gran lector”.

Mantener la información clasificada de los miembros de Mar-a-Lago era una cosa; mantener fuera las potenciales amenazas a la seguridad resultó ser su propio desafío.

En 2019, una empresaria de 33 años de Shanghái fue detenida por entrar sin autorización en los terrenos del club de Trump. En el momento de su detención, Yujing Zhang tenía en su poder cuatro teléfonos móviles, un ordenador portátil, un disco duro externo y una unidad de memoria USB. La fiscalía dijo que también encontró en su habitación de hotel otros aparatos electrónicos, como un detector de señales para identificar cámaras ocultas, y miles de dólares en efectivo.

Otro ciudadano chino, Lu Jing, también fue acusado de allanamiento de morada en Mar-a-Lago ese mismo año. Los funcionarios dijeron que durante el incidente, la seguridad pidió a Lu que se marchara antes de volver a las instalaciones y tomar fotos.

Nunca se determinaron los motivos de ninguna de las dos mujeres para intentar acceder al club. Lu fue declarada inocente; Zhang fue finalmente condenada a ocho meses de prisión.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: CNN - Spanish

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KION 46 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content