Skip to Content

Siete conclusiones de la cuarta audiencia del 6 de enero

Alexandra Ferguson

(CNN) — La audiencia más reciente ante la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del 6 de enero reveló este martes nuevos detalles sobre cómo el expresidente Donald Trump presionó a funcionarios estatales para que le ayudaran a anular las elecciones presidenciales de 2020.

El panel contó con el testimonio de tres funcionarios republicanos que estuvieron en el extremo receptor de las acciones de Trump después de las elecciones: el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, su adjunto Gabe Sterling y el presidente de la Cámara de Representantes de Arizona, Rusty Bowers.

Al igual que en las audiencias anteriores, estos funcionarios testificaron sobre su falta de voluntad de participar en planes legalmente dudosos que socavarían la elección, incluidos los esfuerzos para subvertir el Colegio Electoral con falsos electores a favor de Trump.

Audiencias del 6 de enero: así reaccionaron los medios conservadores 3:03

Estos son los puntos clave de la audiencia de este martes:

Los testigos republicanos vinculan a Trump directamente con los falsos electores

Múltiples testigos dijeron a la comisión que Trump estaba involucrado personalmente en el esfuerzo de presentar listas de electores falsos en estados clave de la contienda electoral, una parte clave del esfuerzo más amplio para anular la victoria electoral legítima de Biden.

CNN informó previamente sobre el papel que desempeñaron aliados clave de Trump, incluyendo a su exabogado Rudy Giuliani, en la supervisión del esfuerzo, pero los testigos revelaron este martes nuevos detalles sobre cómo el propio expresidente no solo estaba al tanto de la campaña, sino que aparentemente la respaldó.

Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano, declaró que recibió una llamada de Trump y del abogado conservador John Eastman después de las elecciones para ayudar a reunir a los electores.

Funcionarios de la campaña de Trump, liderados por Rudy Giuliani, supervisaron la trama de los electores falsos en siete estados

“En este esfuerzo, ¿qué dijo el presidente cuando le llamó?”, le preguntó un investigador de la comisión a McDaniel, según el video de su testimonio reproducido durante la audiencia.

“Esencialmente, pasó la llamada al Sr. Eastman, quien entonces procedió a hablar de la importancia de que el Comité ayudara a la campaña a reunir a estos electores contingentes en caso de que cualquiera de los desafíos legales que estaban en curso cambiaran el resultado de cualquier fecha”, respondió McDaniel.

“Creo que más bien les ayudamos a llegar y reunirlos, pero …. mi entendimiento es que la campaña tomó la iniciativa y nosotros solo les ayudamos en ese papel”, añadió.

Bowers también dijo a la comisión que recibió una llamada de Trump y Giuliani durante la cual la instaron a seguir un plan para presentar electores ilegítimos del estado a favor de Trump.

“Les dije que no quería ser utilizada como peón”, dijo Bowers el martes, recordando lo que les dijo a Giuliani y a Trump en la llamada del 22 de noviembre.

El presidente de la Cámara de Representantes de Arizona también testificó que Giuliani reconoció que lo que proponía no se había hecho nunca antes, pero siguió presionándolo de todos modos. Eso también surgió en otras conversaciones con Eastman y otros, dijo Bowers.

La comisión revela nuevos detalles sobre cómo los republicanos del Congreso ayudaron a los esfuerzos de Trump para anular las elecciones

La audiencia de este martes presentó nuevos detalles sobre dos republicanos del Congreso que jugaron un papel en los esfuerzos de Trump para tratar de anular su derrota electoral de 2020.

El primero fue el representante republicano Andy Biggs, de Arizona, que llamó a Bowers la mañana del 6 de enero de 2021 para pedirle que apoyara la descertificación de los electores de su estado para Biden.

“Dije que no lo haría”, declaró Bowers el martes.

Exfuncionarios del gobierno de Donald Trump rechazan sus afirmaciones sobre el fraude en las elecciones

La segunda ocurrió varias horas después, minutos antes de que el entonces vicepresidente Mike Pence diera inicio a la sesión conjunta del Congreso para certificar los votos electorales. Según los mensajes de texto obtenidos por la comisión, un asesor del senador republicano Ron Johnson, de Wisconsin, preguntó a un asesor de Pence cómo podía Johnson entregarle en mano las listas falsas de electores de Trump de Michigan y Wisconsin, que no habían sido enviadas a los Archivos Nacionales. El ayudante de Pence respondió que Johnson “no debería darle eso”.

Tanto el esfuerzo por descertificar a los electores de Biden como por presentar falsos electores de Trump formaban parte del plan del equipo de Trump para detener la certificación de las elecciones por parte del Congreso el 6 de enero. El papel que desempeñaron los aliados de Trump en el Congreso ha sido de interés para la comisión, que ha citado a cinco miembros del Partido Republicano de la Cámara de Representantes, incluidos Biggs y el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy.

Los republicanos de la Cámara no han cumplido con las citaciones y han denunciado la investigación del panel.

El presidente de la comisión, el representante demócrata Bennie Thompson, de Mississippi, dijo a Manu Raju, de CNN, durante un receso de la audiencia del martes, que la comisión “todavía” no se ha puesto en contacto con Johnson en medio de las revelaciones de su participación en la trama de los falsos electores.

“La comisión no ha tomado una decisión” sobre si lo llamará a declarar, dijo Thompson.

Los testigos describen cómo las mentiras de Trump tuvieron graves consecuencias… incluso amenazas

La audiencia de la comisión subrayó cómo las mentiras sobre las elecciones difundidas por Trump y su equipo se convirtieron en una espiral de múltiples desastres para los funcionarios estatales obligados a lidiar con ellas.

Todos los testigos que comparecieron en la audiencia del martes hablaron de las graves repercusiones a las que se enfrentaron como resultado de las falsas afirmaciones que Trump y su equipo presentaron. Eso incluyó la presión para ayudar en el esfuerzo de anular las elecciones, los repetidos intentos de tratar de desacreditar las afirmaciones y las amenazas que enfrentaron de los partidarios de Trump por negarse a seguir sus esfuerzos.

“No importa cuántas veces los altos funcionarios del Departamento de Justicia, incluido su propio secretario de Justicia, le dijeron al presidente que estas acusaciones no eran ciertas, el presidente Trump siguió promoviendo estas mentiras y presionó a los funcionarios estatales para que las aceptaran”, dijo el miembro de la comisión, el representante Adam Schiff, demócrata de California, durante la audiencia del martes.

ANÁLISIS | Mike Pence dice que ningún presidente en su vida ha mentido tanto como Joe Biden. Ejem…

Las historias fueron similares en muchos aspectos a la campaña de presión a la que se enfrentó Pence de Trump y sus partidarios antes del 6 de enero, y las amenazas que enfrentó de los agitadores en el Capitolio.

Bowers dio un testimonio emotivo sobre las “perturbadoras” protestas frente a su casa. Bowers se llenó de lágrimas al hablar del impacto que las protestas en esta casa tuvieron en su esposa y su hija, que estaba en casa gravemente enferma en ese momento y estaba “alterada por lo que estaba sucediendo afuera”. Y leyó pasajes de su diario personal sobre amigos que se habían puesto en su contra.

Bowers también describió cómo Trump y su equipo no aceptaron un no por respuesta y continuaron presionándolo para que apoyara la descertificación de los electores del estado hasta la mañana del 6 de enero.

Raffensperger describió los ataques a los que se enfrentó su esposa después de las elecciones, que dijo que sospechaba que era un intento de presionarlo para que renunciara. Schiff citó el libro de Raffensperger, en el que escribió: “Sentí entonces y sigo creyendo hoy que era una amenaza”.

Trump apoyó el desafío de la diputada republicana Jody Hice de Georgia en las primarias republicanas contra Raffensperger,como parte de su campaña para expulsar a los republicanos que se oponían a sus mentiras sobre la elección. Pero Raffensperger ganó sus primarias en mayo.

Los funcionarios republicanos toman la delantera al testificar contra Trump

Una vez más, la comisión del 6 de enero, dirigida por los demócratas, recurrió a funcionarios republicanos para exponer sus argumentos contra Trump. De hecho, la mayoría de los testigos presenciales hasta ahora han sido republicanos.

La audiencia de este martes contó con el testimonio en persona de tres republicanos conservadores que apoyaron a Trump en 2020. La comisión también reprodujo clips de declaraciones de otros dos funcionarios del Partido Republicano: el líder de la mayoría del Senado del estado de Michigan, Mike Shirkey, y el presidente de la Cámara de Representantes de Pennsylvania, Bryan Cutler.

Todos ellos ofrecieron testimonio contra Trump, describiendo cómo trató repetidamente de torcerles el brazo y engatusarlos para que anularan los resultados. También describieron las amenazas y la presión a las que se enfrentaron por parte de los partidarios de Trump, que creyeron sus mentiras electorales y protestaron frente a sus casas y oficinas, y los bombardearon con llamadas y mensajes de texto.

Una de las principales quejas del Partido Republicano sobre la comisión es que está repleta de demócratas. Y lo está, en gran medida porque el liderazgo republicano se negó a participar el verano pasado. Pero hasta ahora, los testimonios más perjudiciales han salido de republicanos y miembros del círculo íntimo de Trump.

Rusty Bowers, presidente de la Cámara de Representantes de Arizona, testifica durante la audiencia del martes sobre la investigación del 6 de enero en el Cannon House Office Building en Washington.

El principal republicano de Arizona refuta a Trump en vivo

Bowers dijo bajo juramento este martes que Trump mintió sobre él en un comunicado que salió a la luz poco antes de que comenzara la audiencia, donde Trump afirmó que Bowers le dijo en noviembre de 2020 que creía que las elecciones estaban amañadas.

En el comunicado, Trump atacó a Bowers y describió una llamada que tuvieron después de las elecciones, afirmando que “durante la conversación, me dijo que las elecciones estaban amañadas y que yo había ganado Arizona”. Trump añadió: “Bowers debería rogar por que no exista una grabación de la conversación”.

ANÁLISIS | La sorprendente evolución de William Barr, de leal a némesis de Trump

Bajo el interrogatorio de Schiff, Bowers confirmó que “sí tuvo una conversación con el presidente, pero ciertamente no dijo eso”. “Hay partes que son ciertas, pero hay partes que no lo son”, dijo Bowers sobre la declaración de Trump. “…En cualquier lugar, en cualquier momento que haya dicho que yo dije que las elecciones estaban amañadas… eso no sería cierto”.

Los comentarios fueron una refutación en tiempo real al expresidente. Mientras que Trump puede decir lo que quiera en un comunicado de prensa, Bowers está obligado a declarar con veracidad ante el Congreso, y podría ser enjuiciado por mentir bajo juramento.

Las idas y venidas nos remontan a las infames conversaciones de Trump con el exdirector del FBI James Comey en 2017, en las que Trump mintió sobre lo que discutieron y planteó el fantasma de las “grabaciones”. Al igual que Bowers, Comey testificó ante el Congreso, bajo pena de perjurio, sobre las conversaciones con Trump.

Schiff vuelve a diseccionar las preocupantes llamadas de Trump

Fue llamativo ver a Schiff diseccionar las preocupantes llamadas telefónicas de Trump con funcionarios electorales de Georgia, en las que trató de convencerlo de que ignorara la victoria de Biden e interfiriera en el recuento de votos para poder permanecer en el poder.

Estos intercambios llamaron la atención porque no es la primera vez que Schiff destaca las fechorías de Trump plasmadas en una llamada telefónica. Recuerde: Schiff fue el investigador principal del primer juicio político de Trump, que giró en torno a una llamada de 2019 con el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky, en la que Trump presionó a Zelensky para que anunciara públicamente que su país estaba investigando a Biden por corrupción.

La reacción de Zelensky al comentario de Trump de 2019 genera atención de nuevo

En esa situación, la Casa Blanca publicó una transcripción de la llamada, pero no había ninguna cinta de audio. Esta vez, la comisión del 6 de enero reprodujo las grabaciones de las conversaciones de la época de transición de Trump con Raffnesperger y Frances Watson, una investigadora de alto nivel de la oficina del secretario de Estado de Georgia.

Los intentos de Trump de anular las elecciones de 2020, eso es precisamente lo que Schiff advirtió durante el primer juicio de destitución de Trump, en el que fue absuelto. Ese juicio fue todo sobre los esfuerzos de Trump para socavar la integridad de las elecciones solicitando la interferencia extranjera. Estas audiencias del 6 de enero tratan de exponer los esfuerzos de Trump por alistar a sus compatriotas en su campaña para subvertir los resultados.

Un emotivo testimonio pone de relieve a las víctimas de la desinformación de Trump

Más tarde en el día, la comisión escuchó el testimonio de Wandrea “Shaye” Moss y su madre Ruby Freeman, que fueron trabajadores electorales en Atlanta durante las elecciones de 2020. Trump, Giuliani y otras figuras del Partido Republicano las pusieron a ambas en el centro de sus desquiciadas mentiras sobre el fraude electoral masivo en Georgia.

La cobertura de la presidencia de Trump a menudo se centró en sus palabras y mentiras. Pero el testimonio emocional y profundamente personal de Moss y Freeman dio la vuelta al guión, y mostró el costo humano de las mentiras de Trump.

Las mujeres describieron en términos devastadores cómo las mentiras de Trump esencialmente destruyeron sus vidas.

El panel del 6 de enero se centra en la culpabilidad de Trump al comenzar las audiencias

Moss dijo que se sintió “impotente”, que engordó 27 kilos y que dejó de dar su tarjeta de presentación porque “no quiero que nadie sepa mi nombre”. Su madre dijo que se pone “nerviosa cuando tengo que pedir comida”, porque alguien que cree en las mentiras de Trump podría reconocer su nombre. Dijo que se sintió “sin hogar” mientras vivió escondida durante dos meses, después de que el FBI le dijera que no estaba segura en su casa.

“He perdido mi sensación de seguridad, todo por un grupo de personas, empezando por (Trump) y su aliado Rudy Giuliani, que decidieron convertirme en chivo expiatorio, y a mi hija, Shaye, para impulsar mentiras sobre cómo se robaron las elecciones”, dijo Freeman en una declaración grabada en video, de la que se reprodujo un fragmento durante la audiencia del martes.

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content