Skip to Content
Noticias CNN

OPINIÓN | Los momentos mágicos que pueden ganar los debates presidenciales

Nota del editor: Thomas Balcerski enseña historia en Universidad Estatal del Este de Connecticut. Es el autor de Bosom Friends: El mundo íntimo de James Buchanan y William Rufus King (Oxford University Press). En Twitter @tbalcerski. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Los próximos debates presidenciales prometen ser un momento decisivo en esta elección. El retador demócrata Joe Biden se ha estado preparando para debatir con el presidente republicano Donald Trump. Por el contrario, según NBC News, el mandatario ha evitado la preparación formal, argumentando que el debate «no es algo que tenga que practicar».

Los primeros debates presidenciales televisados

Eso puede ser así. Pero desde que los candidatos presidenciales comenzaron a aparecer en debates televisados en 1960, los titulares que no se preparan adecuadamente tienen un historial decididamente heterogéneo en las elecciones de noviembre. Al mismo tiempo, los contendientes presidenciales que salen a la luz deben asegurarse de no perder su objetivo o de lo contrario enfrentarán la implosión política.

La sabiduría convencional es que la preparación previa evita un desempeño deficiente. Sin embargo, la historia de los debates presidenciales nos recuerda que otros factores, como una personalidad ganadora y la capacidad de pensar con rapidez son igualmente importantes, si no más. Con todo el mundo mirando, los debates presidenciales son partes iguales de lanzar golpes y recibir castigo, tanto como apegarse al guion y aprovechar las oportunidades para sumar puntos.

No existe una fórmula mágica para predecir su resultado, pero una cosa parece clara en retrospectiva: un solo intercambio dramático puede alterar la percepción pública de los debates y, como consecuencia, el resultado de las elecciones presidenciales.

Mirando en la historia de los debates presidenciales, estas cuatro contiendas pueden darnos una vista previa de lo que está por venir:

1976: Gerald Ford contra Jimmy Carter

La elección de 1976 trajo el regreso del debate presidencial, ya que Lyndon B. Johnson y Richard Nixon los habían rechazado previamente. Gerald Ford estaba ansioso por asegurar un mandato como presidente por derecho propio (luego de la renuncia de Nixon después de Watergate) y su equipo de asesores pasó semanas preparando a su candidato, incluso sometiéndolo a una exhaustiva «junta de asesinatos». Por el contrario, Carter, demasiado confiado, bombardeó su primera respuesta sobre cómo terminaría con la recesión económica en curso, cuando no pudo proporcionar un plan de acción claro.

El foco del segundo debate se centró en la política exterior, un área en la que se esperaba que Ford brillara. Sin embargo, luego de 30 minutos en el evento, Max Frankel, del New York Times, le preguntó a Ford sobre la influencia soviética en Europa del Este (un área que Churchill describió en 1946 como detrás de una «cortina de acero»). Increíblemente, Ford respondió: «No hay dominación soviética en Europa del Este y nunca la habrá bajo la administración Ford». Toda esa preparación para nada.

Cuando se le dio la oportunidad de aclarar, Ford se negó. Carter aprovechó para subrayar el error de Ford: «Me gustaría ver al Sr. Ford convencer a los polacoestadounidenses, los checoestadounidenses y los hungaroestadounidenses en este país de que esos países no viven bajo el dominio y la supervisión de los Unión Soviética». Ventaja Carter.

Después del segundo debate, Carter disfrutó de un aumento de cuatro puntos en las encuestas. Incluso, cuando la carrera se redujo, Ford no pudo llevarse a casa la victoria electoral en noviembre.

1984: Ronald Reagan contra Walter Mondale

En 1984, los demócratas acudieron a un querido exvicepresidente para enfrentarse a un arraigado republicano en funciones. ¿Suena familiar? En ese entonces, era Walter Mondale desafiando a Ronald Reagan y, al igual que Biden, Mondale necesitaba formular una estrategia efectiva para debatir sobre su carismático oponente. No sería tarea fácil. Durante los debates presidenciales de 1980, Reagan había negado efectivamente el ataque de Carter a la anterior oposición de Reagan a Medicare con una frase que resuena a lo largo de la historia estadounidense: «Ahí tienes de nuevo».

Con los roles ahora invertidos, Mondale salió fuerte en el primer debate, disparando contra el historial de Reagan como presidente. «No se puede desear que desaparezca», acusó Mondale, en referencia al gran déficit del país. Sorprendido, incluso Reagan admitió que había «fracasado».

Pero en el segundo debate, Reagan se recuperó y pronunció otra de las líneas más memorables en la historia política estadounidense. Cuando se le preguntó sobre la edad como factor en la elección (tenía 73 años), Reagan respondió: «No voy a explotar, con fines políticos, la juventud y la inexperiencia de mi oponente». La audiencia estalló en carcajadas e incluso Mondale, de unos 50 años en ese momento, no pudo evitar hacer lo mismo.

Mondale simplemente no logró que sus críticas a Reagan se mantuvieran durante los debates. Reagan, que ya estaba cómodamente por delante en las encuestas, obtuvo una victoria aplastante en noviembre.

1992: George H.W. Bush contra Bill Clinton contra Ross Perot

Con tres candidatos principales, las elecciones de 1992 atrajeron un interés popular generalizado. Tanto Bill Clinton, el carismático gobernador demócrata de Arkansas, como el candidato independiente Ross Perot, un multimillonario de Texas, buscaban derrocar al actual republicano George H.W. Bush.

El primer debate fue bastante predecible, con los tres candidatos respondiendo cordialmente las preguntas de los moderadores. Pero, en el segundo debate, con su nuevo formato de foro, Bush se autodestruyó en el escenario. Mientras los miembros de la audiencia hacían preguntas, el presidente parecía mirar su reloj en varios puntos, dando la impresión de estar aburrido o tal vez desinteresado (Bush dijo más tarde que estaba pensando: «Solo 10 minutos más de estas tonterías»).

Cuando se le preguntó sobre la deuda nacional, Bush balbuceó. Por el contrario, Clinton conectó un jonrón y respondió con compasión en lo que se ha descrito como un momento de «siento tu dolor». «Bueno, he sido gobernador de un estado pequeño durante 12 años», dijo Clinton, «les diré cómo me ha afectado… Cuando una fábrica cierra, conozco a las personas que la dirigían. Cuando un negocio se va a la quiebra, los conozco».

Con su estilo emocional, Clinton había ganado la batalla por el corazón del público. En comparación, el pobre desempeño de Bush en los debates presagió su derrota en las urnas.

2012: Barack Obama contra Mitt Romney

La elección de 2012 demostró la continua vulnerabilidad de un presidente en funciones al ataque de un retador. Preparándose para los debates, el retador republicano Mitt Romney anotó puntos en la línea del presidente Barack Obama «no construiste esa» en relación con los propietarios de pequeñas empresas. Las encuestas nacionales mostraron que la carrera estuvo casi empatada antes del otoño.

Durante el primer debate, Obama parecía poco preparado y demasiado confiado, incluso indiferente, y los expertos le otorgaron ese combate a Romney.

Pero en el segundo debate, Romney fue víctima de sus propios errores no forzados. Al hablar sobre el ataque terrorista a la misión de Estados Unidos en Bengasi, Romney lanzó una verdadera diatriba que se convirtió en una espiral casi incomprensible. Obama comentó con frialdad: «Por favor, continúe, gobernador». Más adelante en el debate, Romney volvió a cometer el error cuando declaró que su personal le había traído «carpetas llenas de mujeres» para trabajar para él como gobernador de Massachusetts.

La noche de las elecciones, la reelección de Obama molestó a los conservadores incrédulos (el colapso de Fox News, del exasesor de campaña de George W. Bush, Karl Rove, es legendario), pero no deberían haberse sorprendido. La deslucida actuación de Romney en los debates presidenciales señaló el resultado de noviembre.

Los debates presidenciales se ganan y se pierden con una mezcla de preparación, personalidad y desempeño. Si bien la preparación puede ayudar mucho y la personalidad puede salvar el día, en última instancia, el desempeño de un candidato es lo más importante. Que gane el mejor polemista.

CNN

Comments

Leave a Reply