Skip to Content
Noticias CNN

China aprueba ley de seguridad nacional de Hong Kong, según reportes

(CNN) — Beijing aprobó, según informes, una ley de seguridad nacional de amplio alcance para Hong Kong, que muchos temen que podría usarse para anular los procesos legales existentes y erosionar las libertades civiles y políticas de la ciudad.

El principal órgano legislativo de Beijing, el Congreso Nacional del Pueblo (APN), aprobó la ley por unanimidad el martes por la mañana, hora local, sin pasar por la legislatura de Hong Kong, según la emisora pública de Hong Kong RTHK, citando fuentes anónimas.

La agencia de noticias estatal china Xinhua informó anteriormente que la ley penalizaría delitos como la secesión, la subversión contra el Gobierno central chino, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras.

No se hizo público un borrador antes de su aprobación, lo que significa que la mayoría de las personas en Hong Kong no han visto detalles de una ley que ahora regirá sus vidas.

La aprobación de la legislación no ha sido confirmada oficialmente y los detalles siguen sin estar claros. Pero RTHK informa que la posible sentencia máxima por delitos bajo la ley será “mucho más alta” que 10 años de prisión.

La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, se negó a comentar sobre el progreso del proyecto de ley en su conferencia de prensa semanal el martes por la mañana, diciendo que sería “inapropiado” responder preguntas mientras la reunión de la APN aún está en sesión.

La Oficina de Información del Consejo de Estado de China dijo que realizará una rueda de prensa sobre la ley de seguridad nacional el miércoles por la mañana en Beijing.

La legislación fue ampliamente criticada por legisladores de la oposición en Hong Kong, grupos de derechos humanos y políticos de todo el mundo, y muchos dijeron que consolidará el control directo de Beijing sobre la ciudad semiautónoma. Muchos se preocupan de que pueda usarse para atacar a disidentes políticos, activistas, abogados de derechos humanos y periodistas en medio de la continua represión del Gobierno central contra la sociedad civil bajo el mando del presidente, Xi Jinping.

La aprobación de la ley se produce un día antes del 1 de julio, el aniversario de la entrega de Hong Kong del dominio colonial británico a China en 1997. Esta fecha se ha convertido en un día anual de protestas en la ciudad, pero, por primera vez desde la entrega, la policía no dio permiso a los manifestantes para realizar manifestaciones pacíficas.

MIRA: Muchos creen que los días de sentirse libre en Hong Kong podrían terminar, ¿qué opciones hay ante la ley de seguridad de China?

“Un país, dos sistemas”

Se espera que la aprobación de la ley alimente más enojo y protestas en la ciudad, que fue sacudida por más de seis meses de disturbios cada vez más violentos contra el Gobierno el año pasado.

Los opositores de la ley dicen que marca el fin del “un país, dos sistemas”, un principio por el cual Hong Kong ha conservado una democracia limitada y libertades civiles desde que estuvo bajo el control chino.

Fundamentalmente, esas libertades incluyen el derecho de reunión, una prensa libre y un poder judicial independiente, derechos que no se disfrutan en China continental.

Los funcionarios del Partido Comunista Chino y los medios estatales han defendido la ley como vital para proteger la seguridad nacional a raíz de las protestas del año pasado y el fracaso de 17 años por parte del gobierno de Hong Kong para aprobar una legislación similar, ya que el último esfuerzo se encontró con protestas masivas en 2003.

En un plano de la legislación revelada por los medios estatales chinos Xinhua el 22 de junio, los funcionarios de China continental podrán operar en Hong Kong por primera vez y dar a Beijing el poder de anular las leyes locales.

En un comunicado la semana pasada, Lam dijo que la ley garantizaría “la prosperidad y estabilidad a largo plazo de Hong Kong”, y que “solo se enfocaría en una minoría extremadamente pequeña de personas”. Ella dijo que el proyecto de ley propuesto estaba “en línea con el estado de derecho” y los “derechos y libertades que son aplicables en Hong Kong bajo la Ley Básica y los pactos internacionales relevantes”.

Según el plan, Beijing establecerá una oficina de seguridad nacional, con personal de servicios de seguridad continental para supervisar a las autoridades locales en la vigilancia de la ley. También se establecerá una comisión de seguridad nacional, con un asesor designado por Beijing y que operará bajo “la supervisión del Gobierno central”.

MIRA: ¿Debe intervenir Occidente en la situación de Hong Kong?

Además, la principal autoridad de Hong Kong, la jefa ejecutiva, elegirá qué jueces escuchan los casos de seguridad nacional, mientras que las autoridades de China continental podrán “ejercer jurisdicción” sobre los casos en circunstancias especiales, una cláusula controvertida que aumenta la posibilidad de que ciertos delitos en Hong Kong podría dar lugar a audiencias en el continente.

Finalmente, el plan deja en claro que la ley de seguridad nacional prevalece sobre las leyes locales. Si hay un conflicto con la ley vigente de Hong Kong, prevalecerá la ley de seguridad nacional.

Reacción en Hong Kong y el mundo

Muchos en la ciudad han denunciado la falta de transparencia sobre la legislación. En una carta dirigida al gobierno de Hong Kong, Philip Dykes, presidente del Colegio de Abogados de Hong Kong, dijo que el secretismo de la ley era “realmente extraordinario” y pidió al Gobierno que aclare cómo se garantizarán los derechos mínimos de los ciudadanos.

Joshua Wong, un activista que ayudó a dirigir protestas masivas a favor de la democracia en Hong Kong en 2014, dijo en Twitter que “marca el final del Hong Kong que el mundo conocía antes”.

Dijo que Hong Kong “continuará luchando por nuestras libertades y democracia para las próximas generaciones de la ciudad. Cuando la justicia falla, nuestra lucha continúa”.

Luego de la noticia de la aprobación de la legislación, el grupo democrático de Hong Kong Demosisto, que Wong formó como partido político en 2016, dijo que “disolverá y cesará todas las operaciones como grupo dadas las circunstancias”.

Esto luego de que Wong y otros líderes activistas, Nathan Law y Agnes Chow, dijeron que se retirarían de Demosisto debido a la amenaza que representa la ley.

Wong y otros activistas se han reunido con diplomáticos extranjeros y han testificado ante el Congreso de Estados Unidos sobre las libertades de Hong Kong desde que estallaron las protestas a favor de la democracia a gran escala el verano pasado.

Jimmy Lai, un magnate de los medios de comunicación de Hong Kong conocido por su apoyo abierto al movimiento prodemocrático de la ciudad, dijo que la ley “significa una sentencia de muerte para Hong Kong porque reemplaza nuestra ley y nuestro estado de derecho”.

“El movimiento democrático tendrá que ajustar su estrategia porque es un hecho que mucha gente en el movimiento democrático está asustada, ya sea que encuentren formas de irse o emigrar o alejarse del movimiento”. Lai, quien fue arrestado en febrero en relación con una marcha de protesta, dijo que se quedaría en la ciudad y “seguiría luchando”.

El grupo de derechos Amnistía Internacional dijo que la legislación “representa la mayor amenaza para los derechos humanos en la historia reciente de la ciudad”.

“La velocidad y el secretismo con que China ha impulsado esta legislación intensifica el temor de que Beijing haya creado un arma de represión calculada para ser utilizada contra los críticos del Gobierno, incluidas las personas que simplemente expresan sus puntos de vista o protestan pacíficamente”, dijo el jefe del equipo de China de Amnistía Internacional, Joshua Rosenzweig.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, dijo que los informes sobre la aprobación de la ley de seguridad por parte de China “prueban que ‘un país, dos sistemas’ no es creíble”. Tsai dijo que Taiwán abrirá una oficina a partir del 1 de julio, que “brindará ayuda humanitaria a nuestros amigos en Hong Kong”.

LEE: ANÁLISIS: Estas islas que se disputan Japón y China podrían ser el próximo punto álgido militar en Asia

En Japón, el secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, calificó la aprobación de la ley como “lamentable”.

El lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció el fin de las exportaciones de equipos de defensa de origen estadounidense y tecnologías de doble uso a Hong Kong. Pompeo dijo que la medida era necesaria para proteger la seguridad nacional a medida que las tensiones entre Estados Unidos y China continúan aumentando.

“A medida que Beijing avanza con la aprobación de la ley de seguridad nacional… Ya no podemos distinguir entre la exportación de artículos controlados a Hong Kong o China continental”, dijo Pompeo.

Esta es la primera acción que el Gobierno de Estados Unidos ha tomado para cambiar la relación comercial de estatus especial entre Estados Unidos y Hong Kong, luego de la determinación de que Hong Kong ya no era autónomo de China debido a que Beijing impuso la ley de seguridad nacional en la ciudad.

Esto ocurre después de que Beijing dijera el lunes que impondría restricciones de visa a ciertos estadounidenses en respuesta a la medida anunciada por Washington la semana pasada para establecer límites similares a los funcionarios chinos sobre Hong Kong.

James Griffiths, Steven Jiang, Jadyn Sham, Eric Cheung, Nectar Gan y Jessie Yeung de CNN contribuyeron a informar y escribir.

CNN

Comments

Leave a Reply