Skip to Content
Noticias CNN

El COP25 es realmente el “punto de no retorno” en la emergencia climática. Te explicamos por qué

(CNN) — Es una cumbre que podría hacer o deshacer los compromisos climáticos del mundo.

Alrededor de 25.000 personas de 200 países llegan a Madrid esta semana para asistir a la conferencia sobre cambio climático COP25. Incluyen a docenas de jefes de estado y de gobierno, líderes empresariales, científicos y, por supuesto, activistas, incluida la adolescente sueca Greta Thunberg.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo el domingo que la cumbre marca el “punto de no retorno” en la lucha de la humanidad contra el cambio climático.

MIRA: La activista Greta Thunberg viaja en catamarán a la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático

Solo llegar allí fue complicado. La reunión originalmente iba a ser organizada por Brasil. Pero el país abandonó el compromiso bajo el gobierno del entonces recién elegido presidente Jair Bolsonaro a fines del año pasado, por lo que la reunión se trasladó a Chile. Cuando estallaron violentas protestas antigubernamentales en Chile en octubre, la reunión se trasladó nuevamente, esta vez a la capital española.

¿Qué es COP25?

¿Recuerdas el Acuerdo Climático de París? Según el acuerdo de 2015, más de 200 naciones se comprometieron a mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales y, si es posible, a menos de 1,5 grados por encima.

El mundo ahora está 1,1 grados más caliente que al comienzo de la Revolución Industrial, un cambio que ya ha tenido un profundo efecto en el planeta y en la vida de las personas.

COP –oficialmente, la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático– es el organismo que se asegura de que se implemente el acuerdo de París. El 25 significa que esta es la 25ª reunión del grupo.
Pero hay muchas conferencias sobre cambio climático.

Sí, el cambio climático está cada vez más en la agenda, porque sus efectos destructivos son cada vez más visibles e imposibles de ignorar, incluso por las personas más poderosas del mundo.

MIRA: Cambio climático: cifras sorprendentes

Justo el lunes, un nuevo informe de Oxfam encontró que una persona se ve obligada a abandonar su hogar cada dos segundos como resultado del cambio climático.

Guterres dijo el domingo que “el cambio climático ya no es un problema a largo plazo”.

“Ahora nos enfrentamos a una crisis climática global”, dijo. “El punto de no retorno ya no está en el horizonte. Está a la vista y se precipita hacia nosotros”.

Eso suena un poco alarmista. ¿Es la COP25 realmente el ‘punto de no retorno’?

Guterres tiene un punto. Si bien los científicos han estado haciendo la conexión entre el cambio climático y los gases de efecto invernadero durante décadas, las emisiones siguen aumentando.

La reunión de Madrid es la última reunión del grupo COP antes de 2020, el año en que entra en vigor el acuerdo de París.

Cuando las naciones firmaron el acuerdo en 2015, acordaron que las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben alcanzar su punto máximo en 2020 a más tardar, y luego comenzar a disminuir, o el mundo enfrentará daños desastrosos e irreversibles.

Bajo los escenarios actuales, las emisiones deberán caer un 7,6% cada año en la próxima década.

Eso requerirá que la mayoría de los países cumplan sus compromisos antes de la próxima reunión de la COP en Glasgow el próximo noviembre. Según la ONU, si confiamos solo en los planes climáticos actuales, se puede esperar que las temperaturas aumenten 3,2 grados este siglo.

Eso suena aterrador. ¿Podemos hacer algo para detener esto?

Sí. Pero necesitamos actuar rápidamente.

Para que sea posible alcanzar los objetivos de reducción de forma remota, los líderes mundiales deben elaborar un plan práctico para reducir las emisiones en las próximas dos semanas.

Algunas reglas fueron acordadas en la conferencia COP24 en Polonia el año pasado. Pero esa reunión no logró acordar las reglas para un nuevo sistema internacional de comercio de emisiones, una parte crucial del plan. Esa discusión vuelve a estar en la agenda este año.

Los expertos dicen que si los delegados llegan a un acuerdo sobre el comercio de emisiones, es posible que podamos alcanzar los objetivos. Si fallan, definitivamente seguiremos el plan.

MIRA: El efecto oculto del cambio climático: un virus que está matando especies marinas importantes

Eso no significa que todo esté perdido, pero hace que lidiar con las consecuencias del cambio climático sea aún más costoso.

Cuanto más esperemos, se necesitarán medidas más drásticas (y costosas) para salvar el planeta.

¿Qué es el comercio de emisiones?

Un mercado global para las emisiones de dióxido de carbono permitiría a los gobiernos y a las empresas comercializar su producción de gases de efecto invernadero. Aquellos que logran mantener sus emisiones por debajo de un límite establecido pueden vender la asignación restante a aquellos que no pueden.

Los expertos coinciden en que un mecanismo comercial eficiente podría hacer que nuestra lucha contra el cambio climático sea más barata y más justa. También permitiría que las empresas desempeñen un papel mucho más importante, algo que los científicos dicen que es necesario para lograr los objetivos de París.

Pero el problema es espinoso. Un sistema comercial mal diseñado podría conducir a un doble conteo, lo que haría que los recortes parecieran más grandes de lo que realmente son. Y un precio del carbono demasiado alto o demasiado bajo podría poner en peligro la idea.

Esta no es una idea innovadora. La Unión Europea estableció el primer sistema comercial del mundo en 2005. Cubre las centrales eléctricas, plantas industriales y líneas aéreas más contaminantes del bloque. La UE dice que funciona: las emisiones de las instalaciones que cubren el sistema están disminuyendo.

¿No tiene sentido si Estados Unidos no está a bordo?

No hay duda de que la decisión del presidente Donald Trump de sacar a Estados Unidos del acuerdo de París fue un gran revés para los esfuerzos por limitar el calentamiento global.

Estados Unidos es responsable del 13% de las emisiones globales, el segundo mayor emisor del mundo después de China. Si se calcula por cabeza, Estados Unidos están muy por encima de cualquier otra persona.

Pero si bien puede ser más difícil alcanzar los objetivos sin Estados Unidos, la ausencia estadounidense significa que los otros grandes contaminadores del mundo tendrán que intensificar sus compromisos. Algunos líderes mundiales duplicaron la promesa.

Pocos días después de que EE.UU. se retirara del acuerdo de París, el presidente de China, Xi Jinping, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, firmaron un pacto de nuevo compromiso.

Y a pesar de que EE. UU. Se ha retirado formalmente, en el marco del acuerdo, el proceso de retirada no puede completarse hasta el 4 de noviembre de 2020, que ocurre un día después de las elecciones presidenciales de 2020.

Si Trump pierde las elecciones de 2020, un nuevo presidente podría reincorporarse al acuerdo.

En ese caso, Estados Unidos tendría que hacer nuevos compromisos climáticos más ambiciosos con la ONU de inmediato (algo que otros países harán gradualmente en los próximos meses).

Mientras tanto, algunas ciudades y estados estadounidenses individuales se han comprometido a cumplir el acuerdo.

CNN