Skip to Content
T23

Nuevas medidas federales para combatir el Covid-19, anuncia el Presidente Biden

<i>Kevin Dietsch/Getty Images</i><br/>President Joe Biden
Getty Images
Kevin Dietsch/Getty Images
President Joe Biden

WASHINGTON, EE.UU. (KMUV) La Casa Blanca anunció este jueves unos nuevos requisitos federales de vacunación contra el coronavirus que afectan a 100 millones de personas en Estados Unidos, en un esfuerzo por aumentar la cifra de personas inmunizadas y frenar la expansión de la variante delta, responsable de la muerte de miles de personas cada semana y de poner en peligro la recuperación económica.

El plan del presidente, Joe Biden, alcanza ahora de pleno al sector privado, obligando a todos los empleados de empresas con más de 100 trabajadores a vacunarse o a hacerse pruebas de detección del virus semanalmente, lo que afecta a unos 80 millones de personas. 

Los aproximadamente 17 millones de trabajadores de centros sanitarios que reciben Medicare o Medicaid federal también tendrán que ser vacunados.

Biden también firmó una orden ejecutiva para exigir la vacunación a los empleados del poder ejecutivo y a los contratistas que hacen negocios con el Gobierno federal, sin opción de hacerse la prueba de coronavirus en su lugar.

El presidente anunció los detalles de estos requisitos en un discurso este jueves por la tarde desde la Casa Blanca como parte de un nuevo "plan de acción" para hacer frente al aumento de los casos de coronavirus y al estancamiento de las vacunas contra el COVID-19, que ha suscitado dudas sobre su gestión de la pandemia.

“Esta es una pandemia de los no vacunados. Y ha sido causada porque a pesar del hecho de que durante los últimos cinco meses ha habido vacunas disponibles de manera gratuita en 80,000 sitios, todavía tenemos cerca de 80 millones de estadounidenses que no se han vacunado”, afirmó el presidente en la rueda de prensa desde la Casa Blanca.

Lo que es peor, tenemos funcionarios electos que están socavando la lucha contra la pandemia. En vez de alentar a las personas a que se vacunen y usen las mascarillas están consiguiendo morgues móviles para los no vacunados que están muriendo por el virus. Esto es completamente inaceptable”, agregó Biden.

Hace apenas dos meses, Biden declaró prematuramente la "independencia" de la nación respecto al virus.

Ahora, a pesar de que más de 208 millones de personas tienen al menos una dosis de las vacunas, en EE.UU. se está produciendo un 300% más de nuevas infecciones por COVID-19 al día, lo que corresponde a unas dos veces y media más de hospitalizaciones y casi el doble de muertes en comparación con la misma época del año pasado.

Tras meses de utilizar estrategias para impulsar la tasa de vacunación, Biden está adoptando una postura mucho más firme, ya que sus ayudantes culpan a las personas que aún no han recibido las vacunas del fuerte aumento de casos que está matando a más de 1,000 personas al día y poniendo en peligro una frágil recuperación económica.

“Esta politización de la pandemia, como lo he llamado, está provocando que la gente se enferme y muera”, aseguró Biden en su discurso al presentar las nuevas medidas para impulsar la vacunación.

La Casa Blanca dijo que el "objetivo general de Biden es reducir el número de estadounidenses no vacunados", señalando que unos 80 millones de adultos siguen sin hacerlo. 

Una encuesta de AP-NORC realizada en agosto reveló que el 54% de los estadounidenses aprobaba la gestión de Biden en la crisis de salud pública, frente al 66% del mes anterior, impulsado por una caída del apoyo de los republicanos y los independientes.

Además de los requisitos de vacunación, Biden está tratando de duplicar las multas federales para los pasajeros de las aerolíneas que se nieguen a llevar máscaras en los vuelos o a mantener los requisitos de cubrirse la cara en las propiedades federales de acuerdo con las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)

El Gobierno también trabajará para aumentar el suministro de pruebas de detección del virus, se dará a conocer que la Casa Blanca ha conseguido concesiones de los minoristas, entre ellos Walmart, Amazon y Kroger, para vender a partir de esta semana kits de pruebas caseras a precio del mercado. 

La Administración también enviará apoyo federal adicional para ayudar a las escuelas a operar de forma segura, incluyendo fondos adicionales para las pruebas de detección. Biden pedirá que los grandes locales de entretenimiento y los estadios exijan la vacunación o la prueba negativa para ingresar.

“Ahora mismo, los funcionarios de las escuelas están tratando de mantener a los niños a salvo en medio de la pandemia, mientras el gobernador de su estado se está peleando con ellos e incluso amenaza con quitarles sus sueldos o sus trabajos -¡hablando de bullying!”, ironizó el presidente, reafirmando su compromiso de proteger a los educadores que implementen medidas sanitarias para proteger a los niños en las escuelas.

El requisito de que las grandes empresas exijan la vacunación o la realización de pruebas semanales a sus empleados se aplicará a través de una próxima norma de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional que conlleva sanciones de 14,000 dólares por infracción, según un funcionario de la Administración. La Casa Blanca no dijo inmediatamente cuándo entraría en vigor, pero aseguró que los trabajadores tendrían tiempo suficiente para vacunarse.

La norma también exigirá que las grandes empresas proporcionen tiempo libre remunerado para la vacunación.

Author Profile Photo

Edgar Olivares

Edgar Olivares is a multimedia journalist for Telemundo 23.

Comments

Leave a Reply

Skip to content